Oficio de tinieblas

Oficio de tinieblas
sclc/vlátido

miércoles, julio 21, 2004

Los internautas

Los internautas 
  

No es tan difícil hacer click y buscar insaciablemente cuanta cosa nos venga en gana. Todo depende de nuestro estado de ánimo, de lo que nos dejen de tarea en la escuela o de nuestra voracidad voyerista.
 
            Un cliché: es la ventana al mundo. Es Internet.
 
            Explotemos nuestro lado voyerista, nos enteremos de la vida de equis persona. Escojamos un nombre: Laura Hernández. Lo primero que hay que hacer es entrar a la página de google, uno de los mejores buscadores. Tecleamos entre comillas el nombre de marras y le agregamos, sin comillas, diario, para saber si encontramos algo más íntimo.
 
            El resultado, en la primera página (para no ir más lejos), es de varias mujeres con ese nombre. Escojamos uno: el de una periodista puertorriqueña acusada de traficar cocaína.
 
            La acusada, junto a otros periodistas puertorriqueños, es señalada de traficar cocaína en República Dominicana. Ha sido llevada a juicio al lado de su esposo y se considera que puede recibir sentencia de 5 a 20 años de prisión. Encontramos tres notas periodísticas al respecto.
 
            También el resultado que nos arroja la búsqueda es de una doctora que ofrece sus servicios en la ciudad de México; de otra Laura que pega su mensaje en un foro de discusión; de otra que aparece en una lista de excompañeros de una escuela cualquiera, y otras tantas historias que se encuentran en la red.
 
            Así nos enteramos al menos de la vida de una persona, con un nombre elegido al azar. Alimentamos nuestra debilidad de mirones. Luego tecleamos otras palabras, algunas incoherentes, y la red nos proporciona resultados y hasta nos sugiere búsquedas correctas.
 
            Después de haber navegado un par de horas, decidimos entrar al famosísimo messenger para ponernos a chatear. Nos encontramos con la novedad de que algún contacto desconocido nos ha agregado a su lista. Está en línea. Iniciamos la conversación. Nos descubrimos mentirosos, diciendo falsedades de nosotros y creyéndonos, como si fuera una necesidad, lo que el otro nos dice. Él o ella también se descubre voyerista, mirón, al cabo que se esconde tras una pantalla y escoge, en cualquier galería, la foto que redondea su impostura.
           
            Así suelen ser los internautas.

1 comentario:

ucroniaz dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.